Inicio

Home

Quienes Somos

El Swing Paso a Paso

La Cámara de Hoyo Cero Golf

Boletines

Notas

Consejos

AdviceLinks

AdviceMails

Análisis del Palo de Golf

Reglas Abreviadas

Fitness y Algo Más

Hoteles y Golf

Tips para el Fin de Semana

Diccionario de Golf

Varillas

Pelotas y Tees

Market Hoyo Cero Golf

Donde Jugar

Humor

Ranking Webs de Golf

Distancia Palos

Contáctenos

Vote por Hoyo Cero

Inicio

Home

Quienes Somos

El Swing Paso a Paso

La Cámara de Hoyo Cero Golf

Boletines

Notas

Consejos

AdviceLinks

AdviceMails

Análisis del Palo de Golf

Reglas Abreviadas

Fitness y Algo Más

Hoteles y Golf

Tips para el Fin de Semana

Diccionario de Golf

Varillas

Pelotas y Tees

Market Hoyo Cero Golf

Donde Jugar

Humor

Ranking Webs de Golf

Distancia Palos

Contáctenos

 

 

 

Hoyo Cero Golf  -  Your Health

Consejos para Golfistas - Entrenamiento Cardiovascular

Aunque no se requiere de un alto nivel de capacidad aeróbica para jugar una ronda de golf, tener un cierto nivel de aptitud cardiovascular es beneficioso para reducir la morbidez y la mortalidad y para reducir los niveles de fatiga, especialmente en los hoyos finales de una ronda. Las investigaciones también indican que hay una correlación directa entre el nivel de grasa corporal y el rendimiento (6). De acuerdo con Myers (1998), los golfistas con menores niveles de grasa corporal tienen una mayor movilidad de las caderas, lo que les permite generar una mayor velocidad en la cabeza del palo en el momento de golpear la pelota. Por lo tanto, estos son capaces de enviar la pelota más lejos en comparación con los golfistas con mayores porcentajes de grasa corporal. En relación a la salud general y al mantenimiento del peso el Surgeon General’s Report sobre actividad física y salud afirma que la realización de una moderada cantidad de actividad física llevada a cabo casi todos los días, sino todos, es una forma adecuada de mejorar la salud y la calidad de vida. En general es recomendado realizar aproximadamente 30 minutos de actividad física moderada a vigorosa por día. Esto puede alcanzarse simplemente subiendo las escaleras en lugar de tomar el ascensor, estacionando lejos en el estacionamiento y caminar una mayor distancia hasta su destino, o en el caso de un golfista, caminar por el campo en lugar de trasladarse en el carro. Para aquellos individuos que están buscando un mayor beneficio, el Colegio Americano de Medicina del Deporte recomienda realizar 20-30 minutos de entrenamiento cardiovascular vigoroso (> 60% de la capacidad máxima) 3-5 veces por semana.

Como Planificar el Entrenamiento

A esta altura de los conocimientos sobre ciencias aplicadas al deporte y con todo el arsenal de novedoso equipamiento para la evaluación médico deportiva, es inadmisible fallar en la programación y planificación de un entrenamiento.
Tanto médicos, fisiólogos, programadores deportivos, instructores, y, sobre todo, entrenadores deben recurrir a los datos precisos que brindan los estudios fisiológicos en pos de una planificación más racional. Ello se hace más indispensable cuando se trata de deportistas de competencia en quienes milésimas de segundos pueden, y de hecho hacen, las grandes diferencias. Asimismo es importante que los mismos atletas sean conscientes de los resultados de sus pruebas lo que genera, la mayoría de las veces, mayor motivación.
Los datos provenientes de los estudios fisiológicos son también útiles cuando se trata de deportistas aficionados ya que basándose en ellos se consiguen los objetivos más rápidos y más seguros disminuyéndose la incidencia de complicaciones a la vez que incrementando los beneficios.
¿Cuáles son, entonces, los datos a tener en cuenta para el entrenamiento?
En primer lugar se requiere una prueba ergoespirométrica con determinación del consumo de oxígeno en las distintas etapas, tanto submáximas como máxima. Esta es la base de la evaluación de aptitud del testeado pero, quizás, este dato aislado carezca de real importancia si no se correlaciona con los datos provenientes de los estudios con lactato y éstos deben hacerse ya sea en laboratorio, durante el test ergométrico, como en campo. Las evaluaciones en campo tienen la gran ventaja de recrear con alguna similitud las situaciones de competencia, sobre todo cuando se evalúan corredores o en quienes practican atletismo.
La prueba ergoespirométrica brinda también datos adicionales y, probablemente, más valiosos que el mero hecho de averiguar la capacidad máxima de aptitud; me refiero a la búsqueda de la zona umbral que es el momento donde comienza a prevalecer la participación energética anaeróbica, aparece la fatiga y se elevan las concentraciones de ácido láctico. Como casi siempre sucede las limitaciones del rendimiento físico tienen una alta correlación con el lactato elevado y por ende la fatiga, el entrenamiento tiene que tender a conseguir el poder realizar la mayor cantidad de tiempo de esfuerzo aeróbico y tratar de "patear" el umbral anaeróbico hacia arriba acercándose lo más posible al consumo de oxígeno máximo.
Este sería un paso básico y óptimo para lograr una aceptable base aeróbica, requisito fundamental de cualquier entrenamiento y muy útil a la hora de la recuperación tras un esfuerzo significativo.
Los entrenamientos para actividades deportivas de gran participación anaeróbica deben, además, incluir ejercicios máximos y supermáximos pero para poder elaborarlos, los datos deben también salir del estudio ergoespirométrico con determinación de lactato y con ellos programar el entrenamiento por áreas funcionales.
La información de la evaluación médico deportiva es utilizada según el objetivo a lograrse. Hay que considerar que un atleta sumergido en un programa de entrenamiento bien pautado y regular debe someterse al corto plazo (3 meses) a una nueva evaluación, aunque sea parcial, ya que seguramente los parámetros han cambiado y, por lo tanto, también cambiarán las pautas de prescripción del entrenamiento.
En la actualidad se puede mejorar la aptitud aeróbica, la anaeróbica, la tolerancia a la fatiga, los tiempos de recuperación, etc. desconociéndose aún si hay límites para el rendimiento.
Finalmente, éstos junto a otros muchos datos más constituyen armas imprescindibles y disponibles fácilmente a la hora de una cuidadosa y lógica planificación de un entrenamiento deportivo.

Dr. Jorge Osvaldo Jarast

Chequee su Salud

Si usted tiene menos de 35 años y goza de buena salud en el amplio sentido de la palabra, entonces usted no necesita ver a un doctor antes de comenzar un programa de acondicionamiento físico. Pero si usted está sobre 35 años y ha estado inactivo por muchos años, usted debe considerar seriamente visitar a su médico, quien le podrá recomendar o no el comenzar una rutina diaria de ejercicios. Otras condiciones que indican la necesidad de autorización médica son: Alta presión arterial, problemas del corazón, historia familiar de infartos tempranos o muertes por ataques al corazón, mareos frecuentes, extremo cansancio ante cualquier pequeño ejercicio, artritis u otros problemas relacionados con los huesos, problemas severos en los músculos, ligamentos o tendones, y cualquier otra enfermedad conocida o que se sospeche de ella.
El esfuerzo vigoroso envuelve mínimo riesgo para la salud para las personas en buena condición física o aquellos que sigan las instrucciones de un médico. Un riesgo mucho mayor se le presenta a personas con inactividad habitual y obesidad.


Hoyo Cero Golf
Tips y Boletín de Golf - Distribución Electrónica Semanal y Mensual Respectivamente

Quiero Inscribirme              Hoyo Cero Golf - Health Recomendar ésta página

Copyright © 2009 Hoyo Cero Golf by Hoyo Cero Golf