Inicio

Home

Quienes Somos

El Swing Paso a Paso

La Cámara de Hoyo Cero Golf

Boletines

Notas

Consejos

AdviceLinks

AdviceMails

Análisis del Palo de Golf

Reglas Abreviadas

Fitness y Algo Más

Hoteles y Golf

Tips para el Fin de Semana

Diccionario de Golf

Varillas

Pelotas y Tees

Market Hoyo Cero Golf

Donde Jugar

Humor

Ranking Webs de Golf

Distancia Palos

Contáctenos

 

Vote por Hoyo Cero

 

 

 

 

 

¿Enojado? - AdviceLink de Hoyo Cero Golf

No podemos definir el enojo en sí mismo como algo intrínsecamente bueno ni malo. Simplemente "es" y la diferencia está dada según se lo canalice positiva o negativamente.

Si un jugador se enoja después de hacer un mal tiro pero la reacción no llega a afectar negativamente la ejecución del tiro siguiente (y obviamente sin molestar a los eventuales compañeros de juego) entonces podemos llegar a la conclusión de que en ese caso el enojo puede resultar pernicioso. El Pato Cabrera es famoso por los arranques de ira que tiene dentro de la cancha, pero personalmente creemos, que en general los maneja bien y no alcanzan a resultarles perjudiciales. Antes bien, tal vez aguantarse la bronca con "cara de póker" sin exteriorizar ninguna emoción (a lo David Duval) puede no ser lo más indicado para él porque ese tipo de comportamiento seguramente no encaja con su real personalidad. Sólo Cabrera sabe hasta qué punto le afecta o no el enojarse y creemos que es lo suficientemente profesional e inteligente como para evitarlo si sabe que lo perjudica. El enojo altera la respiración y la frecuencia cardíaca, pone tensión extra en los músculos, hace perder la concentración y la frialdad necesarias para mantener el plan de juego predeterminado.

El golf es un juego muy difícil y es en realidad un juego de errores. Normalmente no gana quien haya hecho más ni mejores tiros sino el que realice menos tiros malos. Pero tiros malos se hacen siempre y la actitud que se tome luego de hacerlos es fundamental. Ben Hogan decía que durante una vuelta de golf él solo pegaba tres o cuatro tiros verdaderamente buenos, tal como los había imaginado previamente. O sea que menos del cinco por ciento de los tiros de Hogan durante una competencia eran excelentes. Pese a lo cual ganó muchísimos torneos. La pregunta es: ¿hubiera podido ganar tanto si después de cada tiro que no saliera de acuerdo a los esperado Hogan se hubiera enojado, enterrando los palos en el suelo o revoleándolos por los aires, exteriorizando así toda su bronca?

Cuando nos enojamos liberamos ciertas hormonas en el torrente sanguíneo que ocasionan, entre otras cosas, que los músculos se tensionen y se contraigan. Esto da mayor impulso para descargar fuerza contra el origen de nuestro enojo, lo cual puede ser muy útil en una pelea callejera pero no es positivo ni deseable en el golf. La tensión que se transmite a los músculos destruye el swing y hace prácticamente imposible que se logre un movimiento armónico y coordinado.

El enojo es normalmente producto de las expectativas. Las cuales crean ansiedad, necesidad de respuesta y por ende presionan. Y cuando las cosas no salen como uno esperaba, entonces viene el enojo y probablemente la hecatombe.

El objetivo debe ser jugar y divertirse, independientemente del resultado. Dando siempre el ciento por ciento de uno mismo, concentrándose en hacer las cosas lo mejor posible, pero aislándose del resultado. Sin análisis ni críticas. Dejemos eso para después, para otro ámbito distinto del de la cancha, en donde se podrá hacer una evaluación más certera y útil.


Quiere consultar otro AdviceLinks, elíjalo y suerte

         
         
         
         
         

Hoyo Cero Golf
Tips y Boletín de Golf - Distribución Electrónica Semanal y Mensual Respectivamente

Quiero Inscribirme              Hoyo Cero Golf - ¿Enojado? Recomendar ésta página

Copyright © 2009 Hoyo Cero Golf by Hoyo Cero Golf